SPOILER ALERT!

DEMASIADA INTENSIDAD PARA MÍ

Apropiación indebida - Lena Andersson

No sé qué tienen algunos jurados de premios literarios, que se pirran por una novela que tenga personajes atormentados, que no saben si ir o volver, si comprar barritas de cereales de Hacendado porque en Mercadona no hay de otras, o esperarse a ir al Consum a comprar las de Kellogs, que son más caras pero están más buenas. Aderezado todo ello con disquisiciones de si la barrita es en sí misma un ente, si existe la barrita de las barritas, y si existe la barrita de Schrödinger, es decir, la que es con chocolate y sin chocolate al mismo tiempo.

Pues en esas mismas estamos con Apriopiación indebida, con la que Lena Andersson ha hecho su aparición en el panorama literario (al menos en el mío, porque no tenía el gusto). La historia se resume rápidamente: Ester, una escritora un poquito friki, hace un reportaje sobre Hugo Rask, un "artista" (entiéndanse las comillas con toda la carga peyorativa que conllevan), que se dedica a hacer "performances" que no entiende ni su señora madre (de la que se desconoce su estado civil, es decir, viva o difunta). Y, claro, en este libro de introspecciones, atormentamientos y síes pero noes, pues la escritora se enamora del performancero. Y éste pasa de ella como que bastante. Y así se pasan las 150 páginas del libro en su versión digital: lo llamo, no lo llamo; voy a su casa, no voy a su casa; me llama, no me llama; descuelgo, no descuelgo. Me llama, y cuelga. Le llamo, no me lo coge...

Hombre, yo sé que en Suecia hace frío. Eso está claro. Que los suecos no son la alegría de la huerta, también. Pero, imaginemos por un momento, que estamos en Suecia. Mejor, somos suecos y estamos en Suecia. Un día por la tarde. Hemos leído una reseña en el Aftonbladet o como se llame el periódico en que trabajaba el prota de los libros de Stieg Larsson. Allí no hay Sálvame, ni Zapeando ni nada. No hay ni emule. Por la tele echan un partido amistoso en diferido de la 2ª B sueca. Pensamos, pues vamos a comprarnos este libro que tiene tan buenas críticas. Nos gastamos nuestras 200 coronas (unos 22€). Y volvemos a casa tan campantes con el librito. Casi pensamos en forrarlo en airon-fix, para que no se nos estropee. Y nos ponemos a leerlo y empezamos con el te llamo pero no te llamo porque si te llamo vas a pensar que te he llamado porque quiero de salir contigo pero no quiero que sepas que quiero de salir contigo porque si lo sabes no vas a querer de salir conmigo porque tu eres un artista de esos bohemios y atormentados... Después de eso, el Orebro - Helsinborgs amistoso te va a parecer una obra maestra.