I book on Monday

"El hombre de talento es naturalmente inclinado a la crítica, porque ve más cosas que otros hombres y las ve mejor." MONTESQUIEU.

SPOILER ALERT!

"Recursos inhumanos", de Pierre Lemaitre.

— feeling ashamed
Recursos inhumanos - Pierre Lemaitre

Decepcionante el segundo libro que he leído de Pierre Lemaitre, autor de la memorable "Vestido de novia". En este caso, conocemos a Adrian Delambre, ejecutivo que, por mor de la crisis, lleva varios años en el paro. En esas que, después de deslomarse echando currículums, lo llaman de una empresa para un proceso de selección. El tìo pasa la entrevista y un test, y queda finalista junto con otros cuatro candidatos. El proceso final de selección se realizará simulando un secuestro con toma de rehenes, en el cual los candidatos deberán participar. Hasta aquí, bien, argumento original y tal.

Problema: se le va la pinza. Al autor, al personaje también. Pero sobre todo al autor, porque empieza a meterlo en un montón de situaciones ciertamente disparatadas (a mí me recordó un poco a Eduardo Mendoza, que tampoco es santo de mi devoción).

La novela está dividida en tres partes: "Antes", es decir, cuando lo seleccionan, hace las entrevistas y se le empieza a ir la olla. Bien, esa parte bien. "Durante", es decir, durante el proceso de selección con simulacro de secuestro. Un rollo. Y "Después", que transcurre finalizado el simulacro y con Delambre en el talego. Nada creíble. 

El final también es absurdo de tan rocambolesco. En fin, lo dicho, un aprobadito raspado pero por las rentas de la novela anterior. No la recomiendo en absoluto.

SPOILER ALERT!

"The night visitor", by Lucy Atkins.

The Night Visitor - Lucy Atkins

Una novela que me ha gustado bastante. En ella nos encontramos con Olivia, una divulgadora científica (estilo Eduard Punset) que ha escrito una novela sobre un personaje histórico (una mujer cirujana que se hizo pasar por un hombre). Para tal menester cuenta con la ayuda de Viviana Tester, que es el "ama de llaves" de la dueña del diario de esta señora cirujana, y que además resulta ser una investigadora de primer nivel. Luego, lo habitual: la tal Viviana Tester no es quien dice ser...

La novela está bien. Salvo un episodio que deja sin resolver, y el final (demasiado abierto para mi gusto), es interesante y se lee fácil. Recomendable.

 

"La musa", de Jessie Burton.

— feeling excited
La musa (Novela) - Jessie Burton

Primera novela del año que va directa al Salón de la Fama (desde "Cinco esquinas" de Vargas Llosa nadie había tenido ese honor).

No desvelaré mucho, pero la trama se desarrolla alrededor de un cuadro, y en dos épocas distintas, 1936 y 1967. Hay de todo: intriga, arte, amor... de todo. 

Muy recomendable también de esta autora "The miniaturist".

SPOILER ALERT!

"Next year, for sure", by Zoey Leigh Peterson

— feeling cool
Next Year, for Sure: A Novel - Zoey Leigh Peterson

No merece las cinco estrellas, pero sí cuatro estrellitas bien estupendas tiene merecidas esta novela.

El argumento no es nada del otro mundo: Chris y Kathryn forman una pareja de novios al uso, que viven su vida tranquilamente, hasta que Chris conoce a Emily en el "laundromat". Y le cuenta a Kathryn lo mucho que le mola. Y Katrhyn le dice, pues chico, invítala a tomar algo. ¿En serio no te sabe mal? Que no que no, para nada, que yo lo que quiero es que tú seas feliz, tonto.

Así que salen a cenar, y se van viendo más, hasta que Chris va a casa de ella, que vive en una especie de casa-okupa pero sin okupas, sino alquilaos con su contrato y sus papeles. Como Emily es muy majeta la chica, ¿oye por qué no se viene a cenar Katrhyn con nosotros? Pues no sé.... Calla, yo se lo pregunto, oye ¿por qué no te vienes? Oye no, id vosotros. ¡Chica, vente! Y allá que se va a la casa okupa.

En esa casa vive un tal Moss, un tío taciturno de los que siempre está leyendo y hay que sacarle las palabras con sacacorchos. Y se hacen amigos todos los de la casa okupa y Chris y Kathryn. Van pasando los días, y Chris se va a conocer a los padres de Emily, que la cosa ya parece que hasta va en serio, tú fíjate que la xiqueta té novio, pues no, que se va a conocerlos. Kathryn se queda en casa, y tiene un problema "vestibular" (que no es que tenga que repintar el recibidor de su casa, sino que tiene vértigo). Y allí está, ella tirada en casa sin poder levantarse sin vomitar, y Chris conociendo a los suegros... ay mare. Y ¿quién va a aliviar el sufrimiento de Kathryn? Pues Moss. Sí, se presenta allí, se la lleva al médico y oye, pues de lo más bien. 

En resumen:

Kahtryn pasa de Chris.

Emily no pasa de Chris pero como que mucho caso no le hace.

Moss y Kathryn se hacen caso de lo más.

En definitiva, entretenida y fácil de leer.

SPOILER ALERT!

"Betty", de Arnaldur Indridason.

— feeling tired
Betty - 1961- Arnaldur Indriason

Podía haber elegido alguno mejor para hacer esta crítica en el día del Libro, pero es el que toca porque es el que termino de leer ahora.

Nada del otro mundo. Una historia de "femme fatale", la tal Betty, que embauca a una abogada para que se cargue al marido, haciéndole creer que, perpetrado el crimen, se irá con ella a gastar el dinero que él le habrá dejado (porque sabe que ha hecho testamento y se lo deja todo a ella).

Betty se carga al marido intentando que parezca un accidente. La policía se da cuenta de que no, pero como ella es muy lista, inculpa a Sara (la abogada), a la que le caen nueve añitos por homicidio. Betty se va de rositas, pero sin dinerito, que el marido había cambiado el testamento porque no lo veía del todo claro...

Ligerita de leer pero con un argumento tan visto...

"The bridge" by Stuart Prebble

THE BRIDGE - STUART PREBBLE

Por momentos un pelín ñoño, pero muy entretenido este libro, que nos cuenta las peripecias del pobre Michael, un técnico de sonido que se enamora de Alison, una chica de muy buen ver, mientras comparten su tiempo entre Bristol y Londres. Allí, en la capital del Brexit empiezan a ocurrir una serie de asesinatos de niños, que son arrojados al agua desde puentes y muelles marítimos por un tarado mental. Mientras Michael y Alison pasean su amor por Covent Garden y demás, una tragedia se cierne sobre ellos porque Michael es acusado de ser el asesino de esos niños.

No desvelaré más, pero si hubiera eliminado el tono almibarado de muchos pasajes, y se hubiera cargado en el primer capítulo a la abuela de Michael, que está en una residencia con demencia senil, sería un thriller como un piano. Así, se queda en una novela para no aburrirse.

"Los veraneantes", de Emma Straub. Todo muy bonito.

Los veraneantes - Emma Straub

Novelita sobre las vacaciones de una familia americana, que decide pasar el periodo estival en Mallorca. Todos se van allí con problemas de diversa índole, y oye, mano de santo, vuelven con todos los asuntos resueltos y en orden.

Es entretenido, pero sin más.

"Fatal", by John Lescroart

— feeling bloody
Fatal - John Lescroat

Este autor nos muestra cómo cagar un libro por el mero hecho de alargarlo. A ver. Los libros no son como las orejas, que cuanto más grandes mejor (ya lo decía el lobo, disfrazado de abuela de Caperucita). Reconozco que debe molar escribir un libro de esos gordos, setecientas páginas, y que cuando te hagan la foto promocional salgas con cara de intenso como diciendo.... mmmmmmmm... mira qué relisto que soy que he escrito todo esto yo solito. Claro, pero se trata de que quien te lea no se aburra. Y, si una historia que comienza bien, con cierto tirón, luego te arreas cien páginas de investigación, interrogatorios, y aparición de personajes medio imbéciles, pues sale un churro. 

No reanimar.

"La musa oscura", de Armin Ohri.

La Musa Oscura (Impedimenta) - Paula Aguiriano Aizpurua, Armin Öhri

Retomo la crítica literaria con esta novela de un autor alemán, que pretende, sin conseguirlo, imitar en su estilo al maestro Wilkie Collins, sin conseguirlo, obviamente.

La trama: el profesor Botho Goltz mata a la prostituta Lena Kulm. Confiesa el crimen a su vecina (señora estilo la vieja del visillo). Al frente de la investigación, el comisario Horlitz y Julius Bentheim, estudiante de derecho y dibujante freelance para la policía (nótese que en mil ochocientos y pico, el Photoshop estaba todavía en las primeras líneas de código), que además está enamorado de la guapísima Filine, hija de un desalmado clérigo de los de antes.

La novela se centra en dos situaciones: el juicio contra Botho Goltz, del cual sale absuelto por falta de pruebas, y la relación clandestina de Julius y Filine. Sin embargo, pese a la astucia del profesor Goltz, un policía también muy malísimo apellidado Bissing le tiende una trampa y consigue que lo den por muerto, enterrándolo vivo. Todo ello lo averiguan, por supuesto, Julius y sus amiguitos estilo "Stranger Things".

Pero lo peor no es eso, no es que la novela sea una copia del estilo de Wilkie Collins (de hecho, está dedicada "a Wilkie", como si no se notara), Lo peor es cómo termina. Julius secuestra a Filine, decidido a sacarla de las garras de su infame padre. Al efecto, uno de los amigos de Julius consigue de estrangis las llaves del piso en el que se cometió el asesinato de Lene Kulm. Y, cuando todo lo del asesinato se aclara y Julius cree que va a vivir por fin su historia de amor con Filine (nombre que me recuerda al de un ex-entrenador del Rayo Vallecano, Felines), resulta que llega un dìa a casa y descubre que Filine ha desaparecido, y unos matones le dan una paliza. ¿El desenlace? En el próximo libro de Julius Bentheim.

Querido autor: eso se llama hacer trampas. Un libro no es "Anatomía de Grey" o "Downton Abbey", en el que al final de una temporada el marido de la estirada tiene un accidente y no sabemos si vive o muere hasta el principio de la siguiente. No. Esto no funciona "hasi" (es que ayer me comentaron esta nueva forma de escribir "así", y me ha gustado). Un libro empieza y se termina. ¿Crees que así voy a estar llamando todos los días a la librería: "Oye por favor, ha salido ya el siguiente libro de Armin Ohri... ayyy qué desespero... y ¿no sabéis para cuándo? ¿y no le podríais pegar un toque a ver si os lo dice?" Así que, si he cometido el error de leer este libro, no voy a cometer el error de comprar el segundo. 

 

SPOILER ALERT!

"Una esposa de fiar", de Robert Goolrick

Una esposa de fiar - Robert Goolrick

Un nuevo ejemplo de escritores que disfrutan alargando inútilmente sus novelas, para mayor gloria de las empresas de transportes (que tarifan según el peso de los bultos) y en perjuicio de la selva amazónica, que ve disminuir a pasos agigantados la reserva forestal para imprimir cienes y cienes de libros manifiestamente recortables. 

El amable lector de esta columna, se preguntará ¿qué le sobra a este libro? Pues muchas cosas. No le sobra la idea, que no es mala: a saber, una chica responde al anuncio de un rico empresario buscando esposa. Sí que le sobra que lo que pasa a continuación es muy previsible: que el encuentro no es casual, que pretende robarle, que conoce al hijo del empresario y que entre ambos han urdido un plan para desplumar al confiado anunciante.

¿Qué sobra, y mucho? Las reflexiones mentales. Si yo me dedicara a escribir todo lo que se me pasa por la cabeza, me faltaría facebook, y twitter, y todo (y más después del partido del sábado). Pero no lo hago, y soy yo, y mis reflexiones son interesantísimas, así como las de algunas otras personas que también le dan mucho a la reflexión. Pues imaginad si las reflexiones son, no de un personaje, sino de todos. 

En fin, que con el 60% he tenido bastante. Eliminado del dispositivo.

"Outliers", de Malcolm Gladwell

Outliers (Fueras de serie): Por qué unas personas tienen éxito y otras no - Malcolm Gladwell

Interesante libro que explica, o al menos, lo intenta, por qué unas personas tienen éxito (laboral) y otras, no. Según la conclusión a la que llega el autor, todo es consecuencia de mucho trabajo y un poco de suerte (más que suerte, estar en el momento adecuado en el lugar oportuno).

Sí que es curioso el estudio que hace sobre los deportistas (jugadores de hockey sobre hielo, en este caso), y la ventaja competitiva que tienen los nacidos a principios de año respecto del resto. Y tiene razón. Como se agrupa a los niños por año de nacimiento, los nacidos a primeros de año tienen un año más que los nacidos a finales. 

Ese argumento se me puede aplicar a mí perfectamente. Si hubiera nacido en enero en vez de en julio, hubiera destacado mucho más (o, para ser más exactos, hubiera destacado) en la práctica futbolística, y en este momento estaría ocupando el banquillo de cualquier equipo Champions tras una exitosa carrera como futbolista. Mi edad mental seguiría anclada en los 12 años, pero mi cuenta bancaria estaría en los doce dígitos.

Recomendable.

"The kind worth killing", by Peter Swanson.

The Kind Worth Killing: A Novel - Peter Joseph Swanson

Novela entretenida, al estilo "Extraños en un tren". Dos extraños en apariencia se encuentran en un aeropuerto, y el hombre (Ted, un tío que ganó un montón de pasta con las tecnológicas) le cuenta a Lily (la extraña) que ha pillado a su mujer (Miranda, una tía buenorra) montándoselo con el constructor del casoplón que se están haciendo (Brad), y que, en su consecuencia, se la quiere cargar. Lily, que también está como un queso, se sincera con Ted y le cuenta que ella ya tiene cierta experiencia en eso de poner punto final a la existencia de las personas... así que le puede ayudar. 

En realidad, luego resulta que Lily no es tan desconocida, porque coincidió con Miranda en el instituto y le robó el novio... y asín comienza un no parar de matar.

Entretenida, y con un final muy logrado, aunque para mi gusto un poquito demasiado larga). En cualquier caso, es fácil de leer, así que la recomiendo, pero sin pasarme.

"En la oscuridad", de Mai Jia. Una de lollito plimavela y cheldo aglidulche.

En la oscuridad - Mai Jia

Qué libro más pesadito... como un rollito de primavera suprepringoso de aceite, o ese plato de cheldo aglidulche que sabe igual que el aloz tles delichias o que el pollo con bambú.

Me gustó relativamente el anterior libro que leí de este escritor, "El don". No se pasaba, pero se podía leer. Este es de espías. Croquetamente, de un espía que sí que es espía, que lo mandan a que reclute a otros que no son espías pero que son muy buenos en su campo de espionaje para que se conviertan en espía. Vamos, lo que toda la vida ha sido "la vieja del visillo". En este caso, los que ha reclutado han sido a un chino que oye caer una aguja en Gibraltar desde Pekín, y a una que está muy buena que es una descifradora de códigos de primer orden. No sé si habrá vieja del visillo. De hecho, en China supongo que viejas habrá, aunque no sé si habrá visillos.

Lo que sí sé es que este libro ha pasado con más pena que gloria por mi Kindle.

"Lying in wait", By Liz Nugent. MAGNÍFICA.

Lying in Wait - Liz Nugent

No contaré nada de la novela. Solamente diré que es la mejor que he leído en inglés este año. Si "Unraveling Oliver" me gustó, esta creo que aún es mejor.

 

"Estimado señor M", de Herman Koch.

— feeling amazing
Estimado señor M. - Herman Koch

Apurando el periodo vacacional, voy con otra review, en este caso de una novela de un autor al que tengo en alta estima, debido a su anterior libro "Casa de verano con piscina", que me pareció una obra maestra. Este está igualmente bien, pero no merece las 5 estrellas, ahora expondré por qué.

En este caso, tenemos dos historias paralelas. La del Sr. M, un escritor famosísimo en Holanda, y que es, en cierto modo, "acosado"por un vecino, y la de un profesor de instituto desaparecido años atrás, historia sobre la cual el Sr. M escribió una novela que fue un exitazo. La historia está muy bien contada, hilvanada, y es muy intertesante.

El pero. Que la mitad de la novela sobra. Las cuitas del Sr. M con su editor, los periodistas y el resto de novelistas, no aportan nada al libro ni tienen ningún interés. Si el autor pretende quejarse del mundo editorial, de la prensa, de todos en general, o de que cuando pide una coca-cola si está el dueño del bar le sacan un cuenquito con frutos secos pero si está la camarera rubia no, pues que saque una novela quejándose. Pero que no rellene esta con 100 páginas extra contando esas vicisitudes. Así que no puede ir al salón de la fama, pero, en cualquier caso, es de lectura muy recomendable.

SPOILER ALERT!

"I'm thinking of ending things", by Iain Reid. Uno mas uno son sieteeee, quién te lo iba a deciiiiiiiir...

I'm Thinking of Ending Things - Iain Reid

Ya estoy de vuelta con esta nueva review, en este caso de una novela que prometía mucho y ha terminado en nada. La voy a spoilear.

Conozcamos a Jake y Raquel. Novios. Él muy relisto. Ella un poco pava. Y se van a hacer un roadtrip para conocer a los padres de él, que viven en una farm. Hasta ahí, normal.

Llegados a la granja, los padres ya para empezar parece que están un poquito p'allá. Como que muy normal no se comportan. Y ella dice bueno, pues será el carácter de aquí. La madre, además, está mooooooolt mala de una enfermedad que no me acuerdo pero que oye unos susurros muy raros. En fin, para pegar a fugir el primer día ya.

Cenan. Raro todo, pero cenan. Y se van a su casa. Mientras van de camino (con una ventisca de campeonato), a Jake se le ocurre que podrían ir a tomar un batido. Tócate los cojones, un batido, piensa Raquel, que yo soy intolerante a la lactosa, que tengo que comprarme leche sin lactosa y tengo que ir al Consum todos los días porque en el Lidl no tienen que allí todo es dairy. Yo que podría estar en casa tirada en el sofá viendo Ley y Orden o cualquier cosa, hasta El Día Después o Fiebre Maldini, pues nada, aquí estoy. Se van a por el batido. La tía que le sirve el batido es rara de cojones. Y le dice que tiene miedo por ella.

Salen de la horchatería, o su equivalente americano. Y se van hacia casa. Pero antes de eso Jake dice oye que tenemos que tirar el vasito del batido. Y ella baja la ventanilla y lo va a tirar y él le dice pero tú estás loca qué haces que yo reciclo todo que el vidrio y el cartón y todo todo lo reciclo yo tú eres una insolidaria. Mejor vamos por esa carreterita, que al final hay un instituto, y allí tiro los vasos. Vamos, lo normal. No hacerlos una bola y dejarlos allí hasta llegar a casa. No. Al instituto.

Y allí que van. Y los tira. Pero luego cree que ha visto a alguien que los está mirando. Y se va a buscarlo. Y allí la deja tirada a ella, que podía estar en su casa viendo hasta si me apuras Galería del Coleccionista, pero no, está en medio de la ventisca, y encima Jake se ha llevado las llaves del coche.

Lo mejor, el final. Al autor le dijeron nene (boy, en este caso, pero no creo que boy de esos que se desnudan en las despedidas de soltera, sino boy de chaval). Boy, ves acabando. Y el boy, que le entran los sudores de la muerte, que no sabe cómo acabar, y se le ocurre. ¿Y si los dos son la misma persona? ¿Y si todo se lo ha imaginado Jake? Pues asín es. Resulta que Jake está como una cafetera, se suicida en el instituto (él es el janitor, o sea, el bedel), y todo eso es una comida de tarro monumental que ha tenido él mismo recordando a una chica que conoció al ir a bajar la basura.

Lo dicho, el final de los Serrano es más sofisticado que esta novela.

La estrella se la doy porque el inglés se entiende muy bien. Pero, por lo demás, debería correr la misma suerte que las cartas de publicidad de Cofidis.

Currently reading

When We Were Friends
Tina Seskis